Deducciones en vivienda habitual en la Renta 2015: ¿Qué situaciones pueden darse?

La deducción por inversión vivienda habitual despareció en 2013, pero hay determinados supuestos en los que todavía se deducen gastos o puede haber lugar a dudas.

Con carácter general, la deducción por inversión en vivienda habitual o cuentas vivienda se suprimió desde el 1 de enero de 2013. Desde entonces sólo pueden seguir deduciéndose quienes compraron, rehabilitaron o realizaron obras para adaptar la vivienda a discapacitados antes del 31 de diciembre de 2012, siempre que las obras terminen antes del 1 de enero de 2017.

A efectos de deducciones, la Agencia tributaria entiende por adquisición de vivienda habitual sólo la adquisición en sentido jurídico del derecho de propiedad o pleno dominio individual o compartido, o las obras de rehabilitación protegidas o por reconstrucción de la vivienda incluyendo las estructuras, fachadas o cubiertas.

El límite de deducción de las cantidades invertidas es de 9.040 euros. Si ha habido financiación, se deducen las cantidades a medida que se vaya amortizando el préstamo, ya sea capital, intereses y demás gastos derivados de dicha financiación, así como los gastos e impuestos de la compra.

Dentro de estos supuestos con carácter general, hay no obstante determinadas situaciones personales que contempla la Ley de IRPF, pero que pueden dar lugar a dudas a la hora de deducirse, tales como la reinversión en vivienda habitual, cambios en el estado civil o , según explica el Gabinete de Estudios de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF). Estos son algunos ejemplos.

-Un matrimonio adquirió en 2012 su vivienda habitual en proindiviso financiándola con un préstamo hipotecario. Ambos cónyuges se han aplicado la deducción por vivienda desde el año de su adquisición. En 2015 se extingue el proindiviso y uno de los cónyuges pasa a ser titular del 100% de la vivienda y del préstamo. ¿Puede en 2015 practicarse la deducción del 100% de las cantidades amortizadas?

Sí. De acuerdo con una reciente resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central, el contribuyente que pasa a ser el titular del 100% de la vivienda podrá practicarse la deducción por inversión en vivienda habitual por las cantidades satisfechas en relación con la adquisición del 50% inicial de la vivienda, efectuada con anterioridad a 1 de enero de 2013, y por las cantidades satisfechas con respecto al 50% restante de la vivienda.

-Un contribuyente y su cónyuge adquirieron su vivienda habitual en 2012, correspondiéndole a cada uno de ellos el 50% de la propiedad y, en la misma proporción, del préstamo hipotecario. Pero en 2015 se divorcian, ¿puede continuar aplicándose la deducción el cónyuge que ya no reside en dicha vivienda pero que sigue asumiendo parte del préstamo hipotecario?

Sí, por las cantidades satisfechas en2015 para la adquisición de la que fue durante la vigencia del matrimonio su vivienda habitual, siempre que continúe siendo la vivienda habitual de los hijos que conviven con el excónyuge.

-Un contribuyente adquirió su vivienda habitual en 2012 solicitando para ello un préstamo hipotecario. Desde el año de su adquisición, se ha venido aplicando la deducción por inversión en vivienda habitual. En 2015 realiza obras de ampliación en la vivienda, ¿puede aplicarse la deducción por el total de las cantidades invertidas en el inmueble?

Puede aplicarse la deducción sobre las cantidades destinadas a la adquisición de la vivienda, pero no sobre las cantidades satisfechas por las obras de ampliación.

Un contribuyente vendió en enero de 2015 su vivienda habitual, adquirida en 2012 con financiación ajena y sobre la que venía aplicándose la deducción por inversión en vivienda habitual. En julio de 2015 adquiere una nueva vivienda reinvirtiendo la totalidad del importe obtenido por la venta de la vivienda anterior. ¿Cómo afecta esta operación en su declaración de IRPF?

La ganancia obtenida por la venta de la vivienda estará exenta de tributación al haberse cumplido los requisitos para ello: reinversión del 100% del importe recibido de la transmisión de la vivienda habitual anterior y en el plazo de dos años anteriores o posteriores a la fecha de la venta. Por la nueva vivienda habitual no podrá practicarse la deducción por adquisición de vivienda, dado que se ha adquirido con posterioridad al 1 de enero de 2013.

(expansion.com)

Anuncios

Hacienda detecta a quien alquila pisos en portales de internet

Fotolia_79508388_XS-390x250.jpg

Su fuente no será Idealista o Airbnb, ni ningún otro portal del mismo tipo en el que un ciudadano puede alquilar su propio piso o parte de ello, sea por estancias cortas o a largo plazo. Aún así, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) asegura que puede detectar si un contribuyente ha utilizado una de estas páginas digitales y señalarlo en Renta Web, la nueva plataforma que ha implementado para la presentación de la renta de 2015, y que ha empezado hoy su andadura.

“De acuerdo con los datos de que dispone la AEAT usted ha realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluido internet. Le recordamos que, en caso de haber recibido rentas por alquiler, deben incluirse en la declaración, así como cualquier tipo de renta por la que deba tributar y no conste en los datos fiscales”. Este es el mensaje que, a partir de este año, recibirán los contribuyentes que entran en Renta Web para su declaración y que hayan utilizado con anterioridad uno de los servicios de alquiler de pisos vía internet.

En la rueda de prensa que ofreció esta mañana, nada más arrancar la campaña, el director del Departamento de Gestión de la Agencia tributaria, Rufino de la Rosa, rehusó ofrecer detalles sobre el método utilizado por la Administración para procurarse este tipo de datos sobre los contribuyentes. Sin embargo, aclaró que no son los portales quienes los proporcionan a la Administración.

“No es la primera vez que incorporamos mensajes de este tipo”, aseguró De la Rosa. “Ya en la campaña Renta 2013 avisábamos a los perceptores de pensiones en el extranjero. De lo que se trata es buscar el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales y estimular al contribuyente a adaptar su comportamiento a los datos de los que dispone la Agencia Tributaria”, señaló.

REFORMA FISCAL 2015: SALARIOS

Salario

Los principales cambios que plantea la reforma fiscal son los que atañen al impuesto sobre la renta, que recauda el 42% del total de los ingresos impositivos y que afecta a unos 18 millones de contribuyentes: asalariados, pensionistas y autónomos.

EL GOBIERNO ha modificado los tramos que pagan los contribuyentes en función de su renta, que pasan de siete a cinco. El cambio viene acompañado de un descenso en los tipos para todos los tramos de renta.

LA BAJADA, no obstante, es desigual: como no cambia solo el tipo aplicable sino también los umbrales que definen cada tramo, es muy variable. No obstante, por lo general el IRPF baja más en las rentas bajas (por debajo de 20.000 euros) y muy altas (por encima de 120.000. Para las rentas medias, de 20.000 a 33.000 euros, no baja el tipo nominal, y entre 35.000 y 53.000 retrocede un 4,3%.

Los tramos aplicables en todo caso, son solo una parte del impuesto, pero no se aplica directamente sobre el salario o los ingresos del trabajador o autónomo. Además de reducciones o mínimos exentos por otros conceptos. De entrada, los primeros 5.550 euros percibidos por cada contribuyente están libres de impuestos, cifra que sube desde los 5.151 actuales.

Reducción de tramos y tipos

Además, también se modifican los mínimos exentos que se aplican a los asalariados (de los que no se benefician, por ejemplo, los autónomos). Actualmente todos los empleados tienen una reducción de 2.652 euros en la base imponible, que aumenta a 4.080 para sueldos inferiores a 9.180 euros. A partir de ahora este límite baja a 2.000 euros con carácter general que suben a 5.700 para rentas del trabajo menores de 11.450 euros.

Tramos de IRPF “Tipos del impuesto según base imponible”
De Hasta Tipos 2014 Tipos 2015 Tipos 2016 Rebaja
0 12450 24,75 20 19 23,2%
12450 17107 24,75 25 24 3,0%
20200 33007 30 31 30 0,0%
33007 35200 40 31 30 25,0%
35200 53407 40 39 37 7,5%
53407 60000 47 39 37 21,3%
60000 120000 47 47 45 4,3%
120000 175000 49 47 45 8,2%
175000 300000 51 47 45 11,8%
300000 52 47 45 13,5%

(cincodias.com)

¿Qué pasa si se me olvidó presentar la declaración de la renta?

borradorrenta2012_0

El pasado 30 de junio fue el último día para presentar la declaración de la renta… dentro de plazo. Pero ¿qué ocurre si se nos pasó esa fecha? Lo primero, apuntan los expertos fiscales, es que aún hay tiempo si bien habrá que ponerse manos a la obra cuanto antes y pagar un recargo o sanción para poder solucionar el problema generado tras el despiste. Presentar la declaración de la renta fuera de plazo es posible con alguna sanción y posibles recargos.

La Agencia Tributaria señala que, además de la sanción por el incumplimiento de la obligación, “en todo caso tendrán la consideración de ganancias de patrimonio no justificadas y se integrarán en la base liquidable general del periodo impositivo más antiguo”

Pero ¿cómo se concreta todo esto? Dependiendo de la situación en la que nos encontremos será más fácil o más complicado (mayor sobrecoste) regularizar la situación

Situación 1: sale a devolver y el contribuyente la presenta antes de que se le reclame

En este caso la Agencia Tributaria aplicará una sanción por presentar la declaración una vez finalizado el plazo. La sanción será de 200 euros, pero al no haber requerimiento previo de la Administración, tendrá una reducción del 505: Además, como ocurre con las sanciones de tráfico, si el contribuyente no reclama, la sanción tiene una bonificación del 30%, por lo que puede quedar reducida a 70 euros.

Situación 2: sale a pagar y el contribuyente la presenta antes de que se le reclame

En este caso, habrá un recargo en función del tiempo que se tarde en presentar:

– 3 meses siguientes al término del plazo: El 5% de la cantidad ingresada. En este caso no habrá ni interés de demora ni sanción

– Entre 3 meses y un día y 6 meses: El 10 por 100 de la cantidad ingresada. Tampoco habrá sanción ni intereses de demora

– Si se presenta entre 6 meses y un día y 12 meses: El 15 por 100 de la cantidad ingresada. Tampoco habrá sanción ni intereses de demora

– Más de 12 meses siguientes al término del plazo de declaración: El 20 por 100 de la cantidad ingresada. En este último caso, se exigirán también los intereses de demora correspondientes al período transcurrido desde el día siguiente al término de los doce meses posteriores a la finalización del plazo de declaración hasta el momento en que la declaración se haya presentado. El recargo puede verse reducido en un 25% si se paga en el plazo fijado.

Situación 3: sale a pagar y la Administración la requiere

En este caso, además de la sanción por presentar la renta fuera de plazo, habrá que pagar el recargo de apremio ordinario o el recargo de apremio reducido, que será del 10 % y se aplicará cuando se pague toda la deuda en el periodo voluntario y el propio recargo antes de la finalización del plazo.

Cuando no se aplique el recargo reducido, se aplicará el ordinario que será del 20%.

Estos recargos son compatibles con los intereses de demora, que es el interés legal del dinero aumentado en un 25%.

Plazos:

El plazo para el pago de la deuda tributaria depende de la notificación de la liquidación: si se recibe entre el día 1 y 15 del mes habrá hasta el día 20 y si se recibe entre el 15 y el último día de mes, habrá hasta el día 5 de l mes siguiente. 

Si sale a devolver: la Administración dispone de seis meses desde la fecha de la presentación si la declaración fue presentada fuera de plazo, para practicar la liquidación provisional que confirme, o rectifique, el importe de la devolución solicitada por el declarante.

 

(cincodias.com)

Renta 2013: Las diez casillas que permitirán pagar menos a Hacienda.

Renta 2013: Las diez casillas que permitirán pagar menos a Hacienda.

“Conviene revisar la declaración con detenimiento para evitar abonar dinero de más o recibir de menos”

La semana pasada, la Agencia Tributaria puso en marcha la Campaña del IRPF del ejercicio 2013. Y aunque las novedades no son tantas como las del año pasado, sí que conviene revisarla con detenimiento para evitar pagar de más o recibir de menos.

Casilla 22. Actualizar las retenciones sobre el ahorro. La actual subida de tipos influye directamente en la base del ahorro, en una operación que hasta ahora era desconocida en esta parte de la Declaración. Al existir tres gravámenes diferentes del 21%, 25% o 27% sobre el ahorro, deberá ajustar la retención a cuenta que le ha practicado su banco (21%) el año pasado a los rendimientos totales de 2013 (intereses de cuentas, depósitos, etc.).

Casilla 30. Gastos deducibles. No debe olvidar incluir todos los gastos de gestión de carteras, que son deducibles. Entre ellos, se encuentran los costes (mantenimiento, renovación, etc.), así como las diferentes comisiones que haya abonado, tanto en sus productos de ahorro como en los de la operativa bursátil (gestoras, intermediarias, etc.).

Casilla 24. Exención de 1.500 euros. Se puede beneficiar de la exención de los primeros 1.500 euros procedentes de dividendos.

Casilla 444. Compense pérdidas y ganancias. Es la última oportunidad para compensar minusvalías obtenidas a menos de un año con posibles plusvalías que pueda generar en los próximos ejercicios fiscales dentro de la base del ahorro (máximo, 27%). A partir de 2013, este tipo de ganancias tributarán en la base general, con un gravamen que puede alcanzar el 52%. Como a partir de 2013 ya no se podrán compensar con plusvalías a menos de un año, habrá que esperar a utilizar esas pérdidas generadas a corto para compensarlas con ganancias a más de un año. Como novedad en este ámbito, también podrá incluir las pérdidas obtenidas en el juego

Casilla 420. Otras exenciones patrimoniales. Quienes hayan sufrido los estragos de un desahucio deben aplicar la exención que se ha habilitado para que no tengan que tributar por la ganancia patrimonial que esa transmisión al banco generaba a efectos tributarios.

Casilla 480. Aportaciones para cónyuges. En este caso, el beneficio fiscal se limita a los primeros 2.000 euros sobre el total de los importes destinados a este tipo de productos.

Casilla 002. Retribuciones en especie. No tributan las cantidades satisfechas por la empresa por los gastos e inversiones efectuados para formar a sus empleados en el uso de nuevas tecnologías. Tampoco las retribuciones en especie para tarjetas de transporte.

Casilla 780. Inversión en vivienda habitual. Si adquirió su vivienda durante 2012, puede aplicar la deducción generalizada del 15%. Pero debe haber firmado las escrituras antes de que finalizase el ejercicio.

Casilla 786. Obras. En 2012 se podría desgravar por las obras realizadas en la vivienda que tuvieran como fin el ahorro energético. Para este año, la deducción queda suprimida, salvo los que las acometieron antes del 31 de diciembre de 2012, ya que la Agencia Tributaria estableció que se pudieran desgravar en los siguientes cuatro años si se superaba el límite establecido.

El contribuyente debe tener una base imponible inferior a 71.007,20 euros anuales. El porcentaje de deducción se aplica sobre las cantidades satisfechas por las obras hasta un máximo anual por declaración que varía según la base imponible del contribuyente. Para las bases de 53.007,20 euros o menos: 6.750 euros anuales y para las bases de 53.007,21 a 71.007,20 euros: 6.750 euros anuales menos el resultado de multiplicar por 0,375 la diferencia entre la base imponible y 53.007,20 euros.

Se puede desgravar también la rehabilitación, construcción o ampliación, la inversión en cuenta vivienda y la realización de obras o instalaciones de adecuación a las necesidades de personas discapacitadas, siempre que los pagos fuesen anteriores al 31 de diciembre de 2013, y con la condición de que las obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.

Casilla 70. Arrendamiento. Se puede reducir un 60% de los ingresos percibidos, después de descontar los gastos deducibles (impuestos, amortización de la hipoteca, tasas, seguros y gastos de la comunidad, entre otros). Si su inquilino es menor de 30 años, la reducción será del 100%; si es menor de 35 y el contrato se firmó antes de 2012, también le aplican este beneficio.

(finanzas.com)