El Gobierno aprueba la subida del salario mínimo y de las bases máximas y mínimas de cotización

Business growth

El Consejo de Ministros ha aprobado la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en un 8% para 2017, desde los 655,2 euros actuales hasta 707,6 euros al mes por catorce pagas, así como el aumento de las bases máximas y mínimas de cotización para el próximo año.

En concreto, la base máxima subirá un 3% el próximo año, hasta los 3.751,2 euros, mientras que las bases mínimas se incrementarán en el mismo porcentaje que el salario mínimo, un 8%.

Ambas medidas reportarán a la Seguridad Social ingresos por valor de 400 millones de euros en 2017 (entre 300 y 330 millones procedentes de la base máxima y 70 millones de la mínima).

En 2013 y 2014, la base máxima se incrementó un 5% en cada ejercicio, hasta situarse al final de ese periodo en 3.597 euros mensuales. En 2015, el Gobierno del PP la subió un 0,25% y en 2016 otro 1%, dejándola en 3.642 euros. Ahora, en 2017, escalará hasta los 3.751,2 euros.

Con la subida del 8% en las bases mínimas, la base mínima de cotización para licenciados e ingenieros se incrementará desde los 1.067,4 euros mensuales a 1.152,7 euros, en tanto que la de ayudantes no titulados, oficiales y auxiliares administrativos y subalternos pasará de 764,4 euros a 825,5 euros mensuales en 2017.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha explicado que el Gobierno llevará al Pacto de Toledo “un programa más amplio” para el destope de cotizaciones “con su reflejo en las pensiones”.

El Gobierno ha decidido subir el salario mínimo en un 8% tras la demanda que le hizo el PSOE de incrementarlo en esta cantidad si quería su apoyo para los objetivos de déficit y de deuda.

Preguntado por esta cuestión, Montoro ha explicado que esta subida “se ha negociado con los grupos políticos” porque el Gobierno tiene que asegurarse ciertos apoyos al estar en minoría. “Se ha negociado, yo no diría acordado, pero sí contrastado con los grupos”, ha apuntado el ministro.

A los sindicatos les parece que la cifra de 707,6 euros se queda corta, ya que su objetivo era llevar el salario mínimo a 800 euros mensuales en 2017 para después llevarlo progresivamente hasta los 1.000 euros en 2020, y han criticado que el Ejecutivo haya pactado esta subida con el PSOE sin negociar antes con los agentes sociales.

(Expansion.com)

Anuncios

Hacienda aumenta las cuantías mínimas del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades

calculadora1

Hoy se ha publicado el Real Decreto-ley 2/2016, de 30 de septiembre, por el que se introducen medidas tributarias dirigidas a la reducción del déficit público, que, tal como informamos, fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

Según el Gobierno, el objetivo fundamental de esta medida es aumentar los ingresos públicos para cumplir con los compromisos adquiridos con la Unión Europea, reafirmar la credibilidad de las finanzas públicas y continuar generando confianza en la economía española.

Según ha informado el Ejecutivo, estas medidas no van a afectar a las Pymes, sino a las empresas con volumen de facturación superior a los diez millones de euros. El impacto recaudatorio estimado es de 8.300 millones de euros, a repartir entre las 9.000 mayores empresas.

Contenido del Real Decreto:

El artículo único de este Real Decreto-ley introduce una disposición adicional decimocuarta en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, que establece:

Modificaciones en el régimen legal de los pagos fraccionados.

1.- Fijación de un tipo mínimo del 23% en el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades

El Real Decreto Ley reestablece la figura de un tipo mínimo en el pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades.

Según el Gobierno esta medida no constituye una subida del tipo de gravamen del impuesto, sino de un mayor adelanto a cuenta de lo que deban tributar, que será descontado cuando presenten la oportuna declaración del impuesto, según estipula la Ley.

  • El tipo mínimo en el pago fraccionado será del 23 por 100 del resultado contable positivo y se aplicará a las empresas con un volumen de facturación superior a diez millones de euros.
  • El pago fraccionado mínimo será del 25 por 100 del resultado contable positivo, para las empresas con facturación superior a los diez millones de euros y que cuentan con un tipo de gravamen incrementado del 30 por 100 en el Impuesto sobre Sociedades (el tipo general del gravamen es del 25 por 100). Concretamente, este pago fraccionado mínimo incrementado del 25 por 100 corresponderá a las entidades de crédito y las que se dediquen a la exploración de yacimientos de hidrocarburos (excluidas otras como el refino), según marca la Ley del citado impuesto.

La aplicación del nuevo pago fraccionado mínimo contará con algunas excepciones como las rentas derivadas de operaciones de quita consecuencia de un acuerdo de acreedores y las rentas exentas que afecten a entidades sin ánimo de lucro.

2.- Aumento del porcentaje de base imponible para calcular el pago fraccionado

Además de fijar un pago fraccionado mínimo, se modifica también el cálculo del pago fraccionado para las empresas con volumen de facturación superior a diez millones de euros, con el fin, precisamente de aproximarlo al tipo nominal del impuesto. De esta forma, se aplicará el 24 por 100 de la base imponible en vez del 17 por 100 actual.

Nuevos modelos para los ingresos a cuenta

A la vez que este Real Decreto-ley, se ha publicado la Orden HAP/1552/2016, de 30 de septiembre, por la que se modifica la Orden EHA/1721/2011, de 16 de junio, por la que se aprueba el modelo 222 para efectuar los pagos fraccionados a cuenta del Impuesto sobre Sociedades en régimen de consolidación fiscal estableciéndose las condiciones generales y el procedimiento para su presentación telemática, y la Orden HAP/2055/2012, de 28 de septiembre, por la que se aprueba el modelo 202 para efectuar los pagos fraccionados a cuenta del Impuesto sobre Sociedades y del Impuesto sobre la Renta de no Residentes correspondiente a establecimientos permanentes y entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero con presencia en territorio español, y se establecen las condiciones generales y el procedimiento para su presentación telemática.

Entrada en vigor

Este real decreto-ley ha entrado en vigor el mismo día de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado», el viernes 30 de septiembre.

Según informó el Gobierno, tendra vigencia indefinida y afectará ya a los próximos pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades, correspondientes a los meses de octubre y diciembre de 2016, con el objetivo de garantizar la senda de reducción del déficit público comprometida con la Unión Europea.

El Real Decreto Ley deberá ser convalidado por el Parlamento en las próximas semanas.

(noticias.juridicas.com)

Cientos de pequeños negocios se ven afectados por un cambio fiscal

  • Las sociedades civiles con objeto mercantil pasarán a tributar por el impuesto de sociedades a partir del 1 de enero

mujer e hija

Año nuevo, lío nuevo para cientos de pequeños negocios, desde peluquerías a cafés, bares o electricistas y fontaneros, constituidos como sociedades civiles. A partir del próximo 1 de enero, este tipo de figuras societarias con objeto mercantil deberán tributar por el impuesto de sociedades, tal como prevé la reforma del tributo aprobada en el 2014.

La cuestión es que este cambio ha removido los cimientos de una figura societaria muy extendida en los pequeños negocios y que se utilizaba para evitar los mayores gastos y papeleos de sociedades mercantiles, como la sociedad limitada (SL). “No se ha hecho antes un diagnóstico del mundo de los autónomos y pequeños negocios”, explica Josep Maria Noguera, asesor del despacho JM Noguera.

Los socios de este tipo de sociedades reguladas a partir del artículo 1.665 del Código Civil en vez de a la ley de sociedades de capital tributan hasta ahora por atribución de rentas. En resumen, cada partícipe paga el IRPF en función de la proporción de los beneficios que le corresponde. Con el cambio normativo, la sociedad como tal pasará a tributar por el beneficio y los socios pagarán el IRPF por la nómina que se asignen.

La ley establece un periodo de seis meses, hasta el 30 de junio del 2016, para que los negocios afectados disuelvan la sociedad civil, si lo creen oportuno, y opten por otras figuras, que abarcan desde la persona física (IRPF) hasta la SL y otras. “No hay una solución genérica. Depende del sector, la dimensión o el número de socios”, asegura Noguera.

Ante el desconcierto que ha provocado esta norma, la Agencia Tributaria ha publicado una instrucción en la que hace aclaraciones, aunque quedan muchos interrogantes, según los asesores fiscales. Por ejemplo está la problemática de los comercios que, en el caso de que pasar a tributar por sociedades, deberán abandonar el régimen de recargo de equivalencia en el IVA y hacerlo por el sistema más complejo del resto de sociedades. También, si este tipo de sociedad es arrendataria de un inmueble, el propietario le puede modificar la renta o las condiciones del alquiler.

Colectivos como el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) alertaron a Hacienda del desconcierto provocado por la normativa, que ha ocupado una buena parte de las reuniones de profesionales desde el verano pasado.

Ni comunidades de bienes ni firmas profesionales o agrícolas

Desde el fisco también se ha aclarado que las comunidades de bienes (propiedad pro indiviso de una cosa o derecho entre varias personas) tenga o no carácter mercantil seguirá tributando como hasta ahora, por atribución de rentas a los comuneros.

También quedan al margen de los cambios las actividades profesionales sujetas a la ley 2/2007, ganaderas, agrícolas, forestales y mineras.

El Gobierno anunciará la reforma fiscal el viernes 20 de junio

El Consejo de Ministros dará el visto bueno a la reforma fiscal el viernes de la próxima semana. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, había marcado como posibles fechas el 13 o el 20 de junio y todo indica que finalmente se optará por la segunda. La abdicación del Rey Juan Carlos ha trastocado la agenda del Ejecutivo y ciertos detalles de la reforma fiscal todavía están en el aire.

En cualquier caso, las grandes líneas de la reforma sí que se están marcadas y pivotarán sobre una rebaja de tipos y tramos en el impuesto sobre la renta. Nada más llegar al Gobierno, Rajoy elevó entre 0,75 y siete puntos los gravámenes del impuesto que se aplica sobre los rendimientos del trabajo. Ahora, este incremento se revertirá, aunque de forma desigual. El gravamen para el primer tramo se fijará por debajo del 24% vigente al inicio de la legislatura. En cambio, es previsible que al menos en 2015 el gravamen marginal máximo no se reduzca en los siete puntos que subió en 2012. Hacienda baraja fijar una reducción en varias fases para las rentas más elevadas.

En el IRPF, también se establecerán mayores deducciones y exenciones para los contribuyentes con hijos y mayores a cargo. Y, como ya anunció Rajoy, los contribuyentes que ganen hasta 12.000 euros anuales no tributarán.

Otro de los cambios importantes afectará a la fiscalidad patrimonial. El Ejecutivo es favorable a gravar más la propiedad de inmuebles frente a la compraventa. Se trata de una recomendación realizada por Bruselas y que también se incluyó en el informe de los expertos elegidos por el Ministerio de Hacienda.

En el impuesto sobre sociedades, el tipo nominal del 30% se reducirá al 25% en dos fases. Además, se modificarán deducciones y se establecerán beneficios tributarios para fomentar la capitalización de las empresas. El Ejecutivo no compensará las rebajas fiscales con un incremento del IVA, aunque sí que aumentarán los impuestos ligados al medioambiente.

Los empresarios solo pagarán 100 euros de cuotas al mes por los nuevos fijos

Imagen

  • El trabajador deberá estar contratado fijo tres años como mínimo
  • En un sueldo de 20.000 euros brutos anuales la empresa se ahorrará 9.000 euros durante los dos años de rebaja

No se esperaban novedades en el terreno laboral entre los anuncios previstos para el debate sobre el estado de la nación, pero saltó la sorpresa. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció una importante rebaja de cotizaciones para las nuevas contrataciones indefinidas.

En concreto, con efectos a fecha de hoy mismo, se aplicará una tarifa plana de 100 euros mensuales en las cotizaciones por contingencias comunes que los empresarios pagan a la Seguridad Social cuando contraten a cualquier nuevo trabajador de forma indefinida, independientemente de su edad.

Solo habrá dos condiciones para disfrutar de esta rebaja: la primera es que dichas contrataciones supongan aumentar la plantilla en términos netos. Esto evitará que el empresario pueda despedir a unos para contratar más barato a otros. Y la segunda, que estén contratados al menos tres años.

Así, la tarifa plana se aplicará durante 24 meses, pero si a lo largo de estos dos primeros años o en el tercer año de contratación se produjera el despido del trabajador bonificado, el empresario debería devolver la parte de las cotizacioes que no ha pagado por acogerse a la medida.

La norma que aprobará el próximo viernes el Consejo de Ministros precisará que esos 100 euros se aplicarán a todas las empresas, independientemente de su tamaño. Asimismo, previsiblemente la ley exigirá –como lo hace habitualmente en este tipo de ayudas– que la compañía esté al corriente de pago en sus cotizaciones a la Seguridad Social; y no habrá podido realizar despidos colectivos ni despidos individuales que sean declarados improcedentes en los seis meses anteriores a la celebración de los nuevos contratos

A efectos prácticos, el ejemplo que puso Rajoy durante su discurso es que en un sueldo bruto de 20.000 euros al año, el empresario debería abonar por la cotización por contingencias comunes 5.700 euros anuales y con la tarifa plana solo tendrá que pagar 1.700 euros al año durante dos ejercicios, con lo que se ahorrará 4.500 euros anuales o 9.000 euros en los dos años que dure la ayuda. De esta forma, la medida anunciada supondrá una rebaja del 75% de las cotizaciones que paga el empresario.

La regulación no afecta a la aportación del trabajador ni a la aportación empresarial por el resto de contingencias (desempleo, FOGASA y Formación Profesional), respecto a las que se aplicarán las reglas ya vigentes de cotización. Tampoco tendrá impacto en la cuantía de las prestaciones económicas a las que puedan tener derecho los nuevos trabajadores, que se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización, según aclaró después el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Esta iniciativa se suma a la tarifa plana de 50 euros para todos los nuevos trabajadores autónomos independientemente de su edad, que también aprobó el Gobierno hace unos meses.

(cincodias.com)