Las empresas pueden deducirse el 100% del IVA de la compra de vehículos para sus comerciales

coche-aparcamiento

  • El Supremo corrige a Hacienda y aclara que el beneficio cubre a los asalariados y no solo a los autónomos
  • Las firmas podrán recuperar lo pagado desde 2014, unos 1.500 euros por vehículo

Tribunal Supremo acaba de enmendar la plana a la administración tributaria aclarando que las empresas pueden deducirse el 100% del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) aplicado a la compra de vehículos para sus agentes comerciales. Hasta ahora, Hacienda venía aceptando solo deducciones sobre el 50% del impuesto alegando que el beneficio fiscal pleno estaba solo dirigido a estos trabajadores cuando fueran autónomos. El Supremo aclara que esta deducción es válida también para los agentes comerciales asalariados y abre la puerta a que miles de empresas recuperen esa otra parte del dinero pagado en los últimos años.

El reciente pronunciamiento del Supremo responde a un pulso abierto entre el grupo valenciano Choví, fabricante de alioli y otras salsas, con la administración tributaria, representada por el Abogado del Estado, en relación al IVA de la compra unos turismos en 2010 por parte de la empresa. La compañía trató de deducirse el 100% del impuesto alegando que se trataba de vehículos profesionales destinados a los desplazamientos de su personal comercial, a lo que la administración se negó, permitiendo solo un 50%, aduciendo que solo los agentes y representantes comerciales autónomos tienen el derecho a que el beneficio fiscal sea total, en virtud de la legislación vigente.

La Ley del IVA, en su artículo 95.3, establece que “las cuotas soportadas por la adquisición, importación arrendamiento o cesión de uso” de “vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50%”, excepto en el caso de “los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales”, así como los dedicados al transporte de mercancías, viajeros, enseñanza de la conducción, realización de pruebas o vigilancia, cuando “se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 100%”. Es decir, que la deducción por IVA podrá ser total en estos casos afectando al 21% del precio del vehículo en lugar del 10,5% habitual.

La administración sostenía, sin embargo, que la referencia a “desplazamientos profesionales” solo puede aplicarse a trabajadores por cuenta propia que sean profesionales de la actividad comercial, no a empleados de la propia empresa, lo que el Supremo rechaza ahora. El articulado de la Ley de IVA, expone el fallo, “no justifica la solución defendida por la administración, pues su texto gramatical no exige que los representantes o agentes comerciales a que se refiere actúen necesariamente como personal autónomo”. El tribunal considera que “el propósito del legislador ha sido aceptar la presunción de una afectación del 100% en los desplazamientos que conllevan las actividades comerciales y de representación” y “con independencia de que las mismas sean realizadas por personal autónomo o por trabajadores por cuenta ajena y, por ello, carece de justificación razonable esa diferenciación que ha sido establecida por la administración”.

A partir de ahí, la jurisprudencia del Supremo (ver despiece) aclara que en caso de que la Agencia Tributaria considere que el tiempo de afectación del vehículo a la actividad es inferior a la que presupone la ley, en este caso el 100%, y que por tanto la deducción debe ser inferior, será la administración quien deba probarlo. “Normalmente, Hacienda no se va a detener a tratar de acreditar que el vehículo se utiliza para la actividad en un porcentaje menor al previsto en la ley, ya que es prácticamente imposible determinar el grado de afectación procedente”, expone José María Salcedo.

El fallo, aduce Salcedo, clarifica las reglas del juego tributario de aquí en adelante y abre la puerta a que las compañías que no disfrutaran de la deducción completa sobre el IVA de la compra de vehículos para agentes comerciales lo hagan ahora. “Para ello, no es necesario solicitar la rectificación de la autoliquidación de IVA presentada en su día, sino incluirlo directamente en la próxima declaración trimestral o mensual del impuesto”, ilustra, advirtiendo que esto solo es posible si han trascurrido menos de cuatro años desde la compra.

Según la Agencia Tributaria, el precio medio de venta de un vehículo ronda hoy los 17.200 euros, con lo que la deducción del 100% del IVA equivale a casi 3.000 euros (y el 50% a uno 1.500).

 

¿En qué casos es solo el 50%?

El caso general. Aunque el artículo 95,3 de la Ley del IVA establece una serie de excepciones en las que la deducción del tributo puede ser del 100% (coches de autoescuela, de pruebas de agentes comerciales, transportistas de mercancías o viajeros y vigilantes), la norma general es que empresarios y autónomos podrán deducirse el 50% del impuesto que pagan por la compra de vehículos con fines profesionales. A partir de ahí, el Tribunal Supremo ha aclarado sobre quién pesa la carga de la prueba a la hora de poder incrementar o rebajar este porcentaje, que puede variar en función del tiempo efectivo que el vehículo se utilice para la actividad profesional o personal. En concreto, según la jurisprudencia del tribunal, será la administración tributaria quien deba demostrar que el uso laboral del coche es residual si quiere rebajar la deducción del IVA por debajo del 50%, lo que en la práctica nunca ocurre. Por contra, si autónomo busca conseguir una deducción mayor deberá probar que más de la mitad del tiempo de conducción está relacionado con su negocio, lo que el Supremo apostilla que debe poder justificar sin que Hacienda le pida complejas comprobaciones.

 

(cincodias.es)

Anuncios

¿Cuánto puede deducirse un autónomo por dietas al día?

pago-con-tarjeta

Cada autónomo podrá deducirse 26,67 euros al día en concepto de dietas siempre y cuando se efectúe el pago de forma telemática.

Otra de las iniciativas directamente relacionadas con el lugar desde el que el autónomo desempeña su actividad es la que le permitirá deducirse hasta 26,67 euros al día por dietas. Esta cifra se eleva hasta los 48,08 euros cuando los profesionales trabajen desde el extranjero.

Esta medida supondrá un ahorro importante en los gastos de los autónomos que, por su trabajo, tengan que pasar la mayor parte de la jornada en localizaciones distintas a las que tienen su residencia y les sea imposible volver al hogar para comer. También es especialmente relevante para los autónomos que tratan asuntos referidos a su actividad durante comidas de trabajo, como negociar acuerdos con clientes o precios con proveedores. Además, será una gran ayuda para los emprendedores que exporten y tengan que desplazarse.

Para poder justificar que el dinero se destina a la manutención, los pagos que realiza el autónomo deberán realizarse de forma telemática y en establecimientos de restauración y hostelería. Con esta práctica se pretende que quede un rastro de la operación para evitar posibles fraudes.

(EXPANSION.COM)

Los autonómos podrán seguir aplazando el pago de deudas inferiores a 30.000 euros

Hacienda no exigirá en el 2017 justificación alguna para retrasar el cobro de estos tributos

Los autónomos y pymes no tendrán que justificar ante la Agencia Tributaria que no han cobrado el IVA cuando pidan un aplazamiento de una deuda tributaria si ésta es inferior a los 30.000 euros.

Una instrucción interna de este organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, establece este criterio pues entiende que cuando un autónomo tiene una deuda por esta cantidad es que no se ha cobrado dicho impuesto. Por ello le permite el aplazamiento del pago de la deuda durante un periodo de seis meses si se trata de una persona física y de 12 si es jurídica.

La institución que dirige Santiago Menéndez publicó este viernes una nota aclaratoria sobre las normas de estos aplazamientos ante la confusión originada por el real decreto-ley, de 2 de diciembre, de medidas tributarias, que permitirá a Hacienda ingresar unos 1.500 millones de euros adicionales.

Ese real decreto, indica la Agencia, eliminó la posibilidad de conceder aplazamientos o fraccionamientos de determinadas deudas tributarias, entre ellas las derivadas de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades y las otros tributos que, como el IVA, deben ser legalmente repercutidos, salvo que se justifique que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

En este sentido, el organismo explica que las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento afectadas por esta medida se inadmitirán, mientras que el resto de solicitudes se tramitarán en función de su importe.

TRAMITACIÓN AUTOMÁTICA

Así, las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento que se refieran a deudas por importe global igual o inferior a 30.000 euros no necesitarán aportar garantías, y se tramitarán mediante un proceso automatizado. Las solicitudes por un importe superior deberán aportar las garantías adecuadas y se tramitarán mediante un proceso ordinario no automatizado.

La aclaración de Hacienda se publica antes del día 30 de enero, tal y como habían solicitado las principales asociaciones de autónomos y algunos partidos políticos, ya que ese día vence el plazo de liquidación del IVA del ejercicio 2016.

En su comparecencia del jueves en el Congreso, Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, avanzó la intención del Gobierno de evitar que el endurecimiento de los aplazamientos de pago de deudas tributarias, aprobado en diciembre, perjudicara a pymes y autónomos, de forma que estos pudieran seguir aplazando el pago del IVA.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, la organización más numerosa de autónomos, en declaraciones a Europa Press, ha aplaudido la decisión de Hacienda y ha señalado que a finales de este año, ambas pates valorarán el resultado de esta medidas.

Según Amor en la actualidad hay unos 50.000 millones de euros de deudas tributarias aplazadas, de los que 30.000 millones son por importe de hasta 30.000 euros, por lo que en la mayor parte de los casos se trata de autónomos y microempresas.

En todo caso, ha reconocido que hay empresarios que usan el aplazamiento de “forma encadenada” y esta práctica es preciso combatirla, pero la mayoría de los autónomos lo hacen de “forma puntual” y no se merecen ser perjudicados por una posible limitación de los aplazamientos.

(elperiodico.com)

Hacienda permitirá aplazar hasta 30.000 euros en impuestos sin aval

grafica aplazamientos

Hacienda elevará de 18.000 a 30.000 euros el límite para solicitar aplazamientos o fraccionamientos del pago de impuestos sin necesidad de presentar avales o garantías. Este cambio normativo, que se aprobará en breve a través de una orden ministerial, beneficiará a los contribuyentes con problemas de liquidez. La medida agilizará la concesión de prórrogas fiscales, una opción muy utilizada por las empresas desde el inicio de la crisis. En 2013, se registraron por primera y única vez en la historia más de dos millones de solicitudes y, en 2012, el importe que se pidió aplazar rebasó los 17.000 millones, un hecho inédito.

Fuentes de la Administración indican que la Agencia Tributaria recibe en los últimos años más de 25.000 solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de deuda que se encuentran entre 18.000 euros y 30.000 euros. A partir de ahora, este tipo de peticiones ya no exigirán garantías, lo que implica una tramitación mucho más ágil y un ahorro en los costes ligados a las solicitudes de un aval. El incremento del límite significa que prácticamente todas las peticiones de aplazamiento ya no requerirán de aval. Hay que tener en cuenta que el 96,8% de las solicitudes registradas en 2014 correspondieron a importes inferiores a 18.000 euros. La medida se adopta en vísperas de un año en el que el coste de pedir un aplazamiento se situará en su nivel más bajo desde 1973. Los Presupuestos Generales del Estado para 2016 contemplan que el interés de demora –que se aplica en el caso de las concesiones de aplazamientos sin aval– pase del 4,475% al 3,75%.

A pesar de esta ampliación del límite a los 30.000 euros y de la rebaja del tipo de interés, cabe esperar que el número de solicitudes para postergar deuda tributaria se reduzca en la medida en que se asiente la recuperación económica. En 2014, se registraron 1.703.523 solicitudes para postergar el pago de impuestos, un 17,6% menos que el año anterior. Fue la primera caída desde 2006. Un descenso al que contribuyó la decisión de la Agencia Tributaria de rechazar con carácter general las solicitudes de aplazamiento de las retenciones del IRPF.

Supuso un cambio drástico respecto al criterio seguido desde 2009, cuando el anterior Gobierno permitió que las empresas pospusieran el ingreso de las retenciones. El departamento de Cristóbal Montoro puso fin a esta práctica en diciembre de 2013 y recordó que las retenciones son un adelanto del IRPF que pagan los trabajadores, aunque la gestión del ingreso corresponde a las empresas.

Las claves de la moratoria fiscal

¿Quién puede pedirlo? Cualquier contribuyente, ya sea una empresa o un particular, puede dirigirse a las autoridades tributarias y pedir un mayor plazo para abonar un impuesto o fraccionar el pago. Si se trata de un tributo de competencia estatal como el IVA o el impuesto sobre sociedades, la concesión dependerá de la Agencia Tributaria y, para impuestos regionales como el de Sucesiones, la decisión recaerá en la Administración autonómica. La Seguridad Social es el órgano competente para denegar o conceder los aplazamientos de cotizaciones.

¿Cuándo se solicita? En cualquier momento, incluso después de la fecha límite para realizar el pago del impuesto. No habrá posibilidad de moratoria en el momento en el que Hacienda ya haya notificado un posible embargo.

¿Qué documentos se exigen? Cuando un contribuyente solicita un aplazamiento puede entregar cualquier documento para demostrar que tendrá capacidad en el futuro para asumir la deuda. En el caso de los avales, en 2009, el anterior Gobierno elevó de 6.000 a 18.000 euros el límite para solicitar aplazamientos sin garantía y el Gobierno fijará en breve el nuevo umbral en 30.000 euros.

¿Cuál es el coste? Las deudas aplazadas sin aval aplican el tipo de interés de demora que decide el Gobierno y que bajará al 3,75% a partir de 2016. Si se han entregado garantías, la referencia es el interés legal del dinero, que a partir del próximo año bajará del 3,5% al 3%.

Deduce todo el IVA de la gasolina.

ahorro-gasolina

Cuando un empresario individual adquiere un vehículo, Hacienda presupone que la utilización empresarial del mismo es sólo del 50%, por lo que tan sólo permite deducir el la mitad del IVA soportado. Es preciso demostrar que el porcentaje de utilización empresarial es superior si deseamos aplicar una mayor deducción del impuesto, lo cual es bastante difícil.

Hasta ahora, la Agencia Tributaria aplicaba este mismo baremo a los gastos derivados del vehículo, tales como reparaciones, recambios, carburantes… así como los gastos de aparcamiento y peajes.

Pues bien, Hacienda a modificado su criterio y ahora considera que estos gastos deben ser desvinculados del aplicable a la propia compra del vehículo, por lo tanto:

  • Será posible deducir la totalidad del IVA soportado por gastos derivados de gasolina, peajes o parkings, si se demuestra que se derivan de, por ejemplo, visitas a clientes en días hábiles.
  • En el caso de las reparaciones y la compra de recambios, deduciremos el IVA en la misma proporción que el vehículo (50%), o un porcentaje superior si se demuestra una afectación a la actividad superior.

En conclusión, si eres empresario individual, deduce la totalidad del IVA de gasolina, peajes o párquings cuando dichos gastos estén afectos al 100% de la actividad.