Los nuevos autónomos de municipios inferiores a 5.000 habitantes pagarán la tarifa plana durante 2 años

Esta norma, que entró en vigor el 1 de agosto, beneficiará a los trabajadores por cuenta propia que se hayan dado de alta después de esta fecha, ya que no es una medida retroactiva, según ha recordado ATA en un comunicado.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 recogían esta modificación de la tarifa plana por la que se amplía la bonificación a dos años para los beneficiarios que inicien una actividad en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Según el presidente de ATA, Lorenzo Amor, esta ayuda fomentará el relevo generacional y ayudará a paliar la despoblación de las zonas rurales.

En la actualidad, uno de cada cinco autónomos que se da de alta lo hace en el ámbito rural. “Hay muchos sectores que están sufriendo en los últimos años en el ámbito rural como es el comercio y con esta medida esperamos que remonte y se produzcan menos cierres y más relevos”, ha resaltado Amor.

En concreto, se podrán beneficiar de la tarifa plana los trabajadores por cuenta propia que causen alta inicial y que no hubieran estado en situación de alta en los dos últimos años.

Los beneficiaros de esta medida contarán con los mismos incentivos tanto en el primer año como en el siguiente. Así, para beneficiarse de esta medida, los autónomos deberán estar empadronados en un municipio de menos de 5.000 habitantes.

Además, deberán estar dados de alta en el censo de obligados tributarios de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o de las Haciendas Forales, correspondiendo el lugar de desarrollo de la actividad declarada a un municipio cuyo padrón sea inferior a 5.000 habitantes.

También será obligatorio mantener el alta en la actividad autónoma o por cuenta propia en el municipio en los dos años siguientes al alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y permanecer empadronado en el mismo municipio en los cuatro años siguientes a dicha alta.

Anuncios

Ayuda específica para mamás autónomas que ya está en vigor

maternidad-prestación-min-870x400Las madres y padres que accedan a la baja por maternidad o paternidad tendrán una bonificación del 100% en la cuota de autónomos.

 

Desde el 26 de octubre de 2017 ya está en vigor las bonificaciones de cuotas de Seguridad Social para los trabajadores autónomos durante el descanso por maternidad, paternidad, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural.

La bonificación se aplicará siempre y cuando el descanso tenga una duración de al menos un mes. Si esto se produce, se aplicará una bonificación del 100 por cien de la cuota de autónomos. Un resultado después de aplicar la base media que tuviera el trabajador durante los doce meses anteriores a la fecha en la que se otorga.

En el caso de que el autónomo o autónoma llevará menos de doce meses dado de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores Autónomos (RETA), la base media de cotización se calculará desde la fecha de alta.

Más medidas para la conciliación

Además de bonificar con el 100% de la cuota el caso anterior. También se bonica con el 100% durante un año el cuidado de menores de doce años o personas dependientes. En este caso, la bonificación estará sujeta a la contratación de un trabajador sustituto. En caso de baja por maternidad o paternidad se bonifica con el 100% sin necesidad de tener que contratar un sustituto.

Por otro lado, las mujeres que hayan cesado su actividad como autónomas durante un periodo de dos años por el cuidado de sus hijos, se podrán aplicar la tarifa plana para autónomos.

(cincodias.com)

Seis coberturas a las que tiene derecho el autónomo por pagar su cuota mensual

Los autónomos pagan mensualmente una cuota a la Seguridad Social. El abono de estas cantidades, bien sea a través de tarifa plana o de forma regular, dan derecho a disfrutar de una serie de ayudas sociales en el caso de que sean necesarias. Bonificaciones que el autónomo recibiría en caso de caer enfermo, sufrir un accidente laboral, tener hijos…

El portal Infojobs Freelance ha recopilado recientemente las ayudas básicas a las que tienen acceso este tipo de trabajadores. Las repasamos a continuación, desgranando las coberturas concretas y las prestaciones a las que se tiene acceso.

 

  1. Asistencia sanitaria. Dentro de esta cobertura quedan incluidas tanto las enfermedades comunes en medicina general, especialidades y tratamientos médico-quirúrgicos. También quedan incluidos los accidentes de trabajo y la cirugía plástica derivada de estos. Las mujeres también disponen de cobertura por maternidad, parto y posparto. Sin embargo, para los medicamentos es necesario pagar el 40% de su valor.
  2. Bajas temporales. En caso de enfermedad o accidente no laboral, el autónomo percibe el 60% de la base reguladora desde el día 4 al 20 y del 75% cuando se empieza a contar desde el día 21. Si estos incidentes son de carácter profesional, se abonará el 75% de la base reguladora desde el día siguiente a la baja.
  3. Incapacidad permanente. En este caso el trabajador recibe una pensión del 55% de la base reguladora, aunque también podrá percibir una indemnización de 40 mensualidades en su lugar. Es vitalicia si el autónomo tiene 60 años.
  4. Jubilación. Esta cantidad es un 45% inferior a la de los trabajadores que han cotizado por cuenta ajena, según Infojobs. Asimismo, las personas tengan una actividad peligrosa o tóxica pueden solicitar una jubilación anticipada.
  5. Maternidad. Podrán beneficiarse de esta prestación tanto mujeres como hombres, siempre y cuando estén dados de alta como autónomos y puedan acreditar que han trabajado durante 180 días, como mínimo, dentro de los cinco años anteriores al parto.
  6. Muerte y supervivencia. En caso de accidente laboral derivado en el fallecimiento del trabajador, las mutuas conceden una indemnización por muerte y una pensión a los familiares.

(cincodias.com)

ADVERTENCIA SOBRE MULTAS A LAS EMPRESAS QUE NO REGISTREN LA JORNADA A DIARIO

Desde la Inspección de trabajo se ha intensificado el control sobre las horas extra y el registro de jornada laboral en las empresas y las infracciones suponen multas de 60 a 187.515 euros

cuadro-registro-jornada

A raíz de las sentencias de la Audiencia Nacional producidas en el último año (caso Bankia, Abanca y Banco de Sabadell), las empresas están obligadas a registrar la jornada diaria de sus trabajadores aunque estos no realicen horas extraordinarias. Tal y como dicta el tribunal dicho registro diario es un requisito imprescindible para controlar los excesos de jornada.

En base a esto, la Inspección de Trabajo dictó una Instrucción en la que solicitaba la intensificación sobre el control del cumplimiento de la normativa del tiempo de trabajo. Por ello, los inspectores controlan en sus visitas sobretodo los siguientes aspectos:

  • Si se realizan horas extras
  • Si éstas superan el límite legal
  • Su remuneración y cotización
  • El registro de jornada por parte de la empresa

 

El incumplimiento de alguna de estas cuestiones podría ser sancionado con infracciones desde los 60 a los 187.515 euros, según la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS).

Desde Rubio Gestión Integral, aconsejamos encarecidamente a nuestros clientes que lleven a cabo el control del registro diario. Puede hacerse mediante cualquier modelo de registro, ya sea manual, electrónico o informático, al no estar regulado la Inspección lo permite. Por nuestra parte os facilitamos un modelo de plantilla por si os es de utilidad. clic aquí para descargarla.

Equipo RGi

Dto. Laboral

El 70% empleadas de hogar ya cotiza a la Seguridad Social

  • La afiliación crece un 95% entre las españolas
  • Una de cada tres trabaja menos de veinte horas semanales; el 17%, menos de diez y el 30%, más de cuarenta horas a la semana

grafico empleadas hogar.jpg

En España existían a finales de 2015 un total de 614.200 personas que declaraban trabajar como empleadas de hogar, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). De todas ellas 424.423 cotizan a la Seguridad Social por este trabajo, lo que supone que el prácticamente el 70% de estas empleadas esta regularizada.

Estos son los datos que maneja la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe sobre la evolución de este tipo de empleos, presentado hoy, en el que denuncia que aún una de cada tres empleadas de hogar sigue trabajando en negro.

No obstante, en los últimos cinco años, las mejoras legislativas llevadas a cabo en 2011 para este colectivo, fundamentalmente en materia de protección social, han hecho que los términos se invierta. De hecho, según este informe en 2010 solo cuatro de cada diez empleadas de hogar cotizaba a la Seguridad Social y el 60% restante trabajaban en la economía sumergida.

Pese a esta mejora, los responsables de la OIT destacan que la media de empleo en negro de este colectivo es diez puntos superior a la media del resto de sectores, donde una media del 20% trabaja en la economía sumergida.

Dicho todo esto, el director de la OIT en España, Joaquín Nieto, que ha presentado hoy este informe en Madrid, denunció que la situación del colectivo se ha estancado. Por ello, Nieto apostó por “un impulso legislativo y nuevas reformas”, que incluyan también el reconocimiento a la prestación por desempleo.

El informe también subraya que la formalización de buena parte del sector doméstico contribuyó a mitigar la destrucción de empleo durante la crisis. De hecho, las personas afiliadas al empleo del hogar pasaron de representar el 1,7 % en 2011 al 2,5 % del total de afiliados al sistema en 2015. Es especialmente llamativa la afiliación entre trabajadores españoles que ha crecido un 95%.

Además, este documento refleja que el 33% de las empleadas trabaja menos de 20 horas semanales, un 30% más de 40 horas a la semana y un 17 % menos de diez.

(cincodias.com)

¿Qué pensión de jubilación tienen los autónomos?

Tras la reforma de las pensiones, los años de cómputo, la edad para retirarse y los ejercicios de cotización necesarios para cobrar el 100% de la cuantía se han modificado.

Imagen

La reforma del sistema de pensiones que entró en vigor el pasado año, y que modificó algunas condiciones para la jubilación, también afectó a algunos requerimientos en el caso de los trabajadores autónomos, a los años de computo, a la edad de jubilación y a los años necesarios para cobrar el 100% de la pensión. ABC ha consultado a la asesoría técnica de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) acerca de cómo han afectado los cambios legislativos a este colectivo.

¿Qué consecuencias tiene la reforma para los autónomos?

Por un lado, se van a computar más años de los que se computaban hasta ahora para realizar el cálculo de la pensión. Y, por otro lado, se ha modificado la edad legal (como a los asalariados) para jubilarse, pasando de 65 a 67 años en 2027. Es una reforma progresiva, lo que supone que cada año desde la entrada en vigor aumenta la edad de jubilación. En 2014 está en 65 años y dos meses, y en 2027 estará en 67 años. Este incremento se viene realizando desde la reforma a razón de un mes por año durante los seis primeros ejercicios y de dos meses por año durante los nueve últimos.

¿Qué opciones para cotizar tienen los autónomos?

Hay una base mínima que cada año se modifica levemente al alza, de ahora 875 euros. Y una máxima de más de 3.000 euros. El autónomo tiene libertad para elegir su base, y partir de los 48 años la base máxima queda limitada a 1.800 euros.

¿Qué consecuencias tiene escoger la base mínima?

Lógicamente con la media de las bases de los últimos años para calcular la pensión, si cotiza con una base más alta la media resultará más alta.

¿Cambia la jubilación anticipada?

Obviamente, es voluntaria, a partir de los 61 años y cumpliendo unos requisitos, se puede decidir adelantar la jubilación. Anteriormente era más difícil, se necesitaba haber cotizado a un régimen general y ahora no es necesario, además de estar establecida en 63 años.

¿Cuál es el periodo mínimo de cotización para tener derecho al a pensión?

El periodo mínimo para tener derecho a una pensión de jubilación es de 15 años, y no se modificó con la reforma. Y el periodo que se tiene en cuenta para realizar el cómputo se ampliará desde los 15 años hasta los 25 años en 2027.

¿Cuántos años se necesitarán para cobrar el 100%?

Para cobrar el 100% se necesitaban 35 años y con la reforma para cobrarlo se necesitarán 37 años.

¿Hay diferencia entre la pensión de un autónomo y la de un asalariado?

Hay diferencias de media. Las bases de cotización tradicionalmente han sido mucho más bajas que las de los asalariados, porque al final de la vida laboral de estos últimos su base y salario suele aumentar. Y la de los autónomos generalmente son más bajas. Por lo que en términos de media, sale más también más baja la pensión.

Con datos de agosto del año pasado, los trabajadores autónomos jubilados cobraban, de media, 603,76 euros al mes, cuantía casi 350 euros inferior a la que percibían los jubilados del Régimen General, que en agosto cobraron una pensión de 952,4 euros mensuales, según los datos del Ministerio de Empleo difundidos por la organización de autónomos UPTA.

 

(ABC.es)

Publicado el RD-ley 3/2014, por el que se establece la nueva tarifa plana de cotización a la S.S. por creación neta de empleo

El BOE publica el Real Decreto-ley 3/2014, de 28 de febrero, de medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratación indefinida, por el que se establece la nueva ‘tarifa plana’ de cien euros en la cotización a la Seguridad Social para la contratación de nuevos trabajadores indefinidos, anunciada el pasado martes por el presidente del Gobierno durante el Debate sobre el estado de la Nación.

Esta medida supone que las empresas o autónomos que contraten a un nuevo trabajador indefinido sólo pagarán cien euros mensuales en la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes durante los primeros veinticuatro meses, siempre y cuando esta contratación suponga la creación neta de empleo estable.

Alcance general de la medida

Se podrán beneficiar de esta medida todas las empresas, con independencia de su tamaño, tanto si la contratación es a tiempo completo como si es a tiempo parcial, respecto de los contratos celebrados entre el 25 de febrero de 2014 y el 31 de diciembre de 2014, siempre que suponga creación de empleo neto.

La cuota empresarial a ingresar por contingencias comunes será de 100 euros mensuales, en los supuestos de contratos celebrados a tiempo completo, siendo de 75 ó 50 euros mensuales en los contratos a tiempo parcial en función de la jornada de trabajo que se realice.

Las empresas de menos de diez trabajadores podrán beneficiarse, una vez transcurridos los primeros veinticuatro meses, de doce meses adicionales de una reducción del 50 por 100 de la cuota por dichas contingencias.

Requisitos para acogerse a la medida

1. Para beneficiarse de estas reducciones, el empresario debe cumplir con una serie de requisitos que, con carácter general, se exigen para el acceso a este tipo de incentivos en normas de similar naturaleza, como son: hallarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y de Seguridad Social, no haber sido excluido del acceso a los beneficios de programas de empleo por la comisión de determinadas infracciones graves o muy graves y mantener el nivel de empleo total e indefinido alcanzado con dicha contratación.

2. Se exige además, que se celebren contratos indefinidos que supongan un incremento tanto del nivel de empleo indefinido como del nivel de empleo total de la empresa. Para calcular dicho incremento, se tomará como referencia el promedio diario de trabajadores que hayan prestado servicios en la empresa en los treinta días anteriores a la celebración del contrato.

3. Se requiere también mantener durante un periodo de 36 meses, a contar desde la fecha de efectos del contrato indefinido con aplicación de la reducción, tanto el nivel de empleo indefinido como el nivel de empleo total alcanzado, al menos, con dicha contratación.

4. Por último, también se exige como requisito que la empresa no haya extinguido contratos de trabajo por causas objetivas o por despido disciplinario que hubiesen sido declarados judicialmente improcedentes, o por despidos colectivos.

El requisito anterior afectará únicamente a las extinciones producidas a partir del 25 de febrero de 2014.

Contrataciones excluidas

Las reducciones previstas en esta RD Ley no se aplicarán en los siguientes supuestos:

a) Relaciones laborales de carácter especial previstas en el artículo 2 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, o en otras disposiciones legales.

b) Contrataciones que afecten al cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, del empresario o de quienes tengan el control empresarial, ostenten cargos de dirección o sean miembros de los órganos de administración de las entidades o de las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad, así como las que se produzcan con estos últimos.

Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior la contratación de los hijos que reúnan las condiciones previstas en la disposición adicional décima de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

c) Contratación de trabajadores cuya actividad determine su inclusión en cualquiera de los sistemas especiales establecidos en el Régimen General de la Seguridad Social.

d) Contratación de empleados que excepcionalmente pueda tener lugar en los términos establecidos en los artículos 20 y 21, y en la disposición adicional vigésima y vigésimo primera de la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 2014.

e) Contratación de trabajadores que hubieren estado contratados en otras empresas del grupo de empresas del que formen parte y cuyos contratos se hubieran extinguido por causas objetivas o por despidos disciplinarios que hayan sido unos u otros declarados judicialmente como improcedentes, o por despidos colectivos, en los seis meses anteriores a la celebración de los contratos que dan derecho a la reducción.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no será de aplicación en el caso de extinciones que se hayan producido antes del 25 de febrero de 2014.

f) Contratación de trabajadores que en los seis meses anteriores a la fecha del contrato hubiesen prestado servicios en la misma empresa o entidad mediante un contrato indefinido.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no será de aplicación para el supuesto de trabajadores cuyos contratos de trabajo se hubieran extinguido antes del 25 de febrero de 2014.

Alcance temporal de la medida

Estas reducciones se aplicarán durante un período de 24 meses, computados a partir de la fecha de efectos del contrato, que deberá formalizarse por escrito, y respecto de los celebrados entre el 25 de febrero de 2014 y el 31 de diciembre de 2014.

Ahorro para las empresas

Según explicó el Gobierno, esta reducción supondrá un ahorro medio para el empleador de alrededor del 75 por 100 de la cotización por contingencias comunes, que se reducirá a cien euros al mes (1.200 euros anuales). Esta medida, aplicada a un sueldo bruto anual de veinte mil euros, implica que el empleador se ahorrará 3.520 euros anuales de cotización a la Seguridad Social por cada empleo nuevo creado.

No afectará a los derechos sociales

La nueva regulación no afecta a la aportación del trabajador ni a la aportación empresarial por contingencias profesionales, desempleo, FOGASA y Formación profesional, respecto de las cuales se aplicarán las reglas ya vigentes de cotización.

Tampoco tendrá ningún impacto en la cuantía de las prestaciones económicas a las que puedan tener derecho los trabajadores, que se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización.

Creación de empleo

Las empresas o autónomos que se acojan a esta tarifa plana no deberán haber realizado despidos disciplinarios o por causas objetivas, declarados improcedentes, o despidos colectivos en los seis meses anteriores a la fecha de celebración del contrato. A estos efectos, sólo se tendrán en cuenta las extinciones realizadas con posteridad al anuncio de esta medida, esto es, posteriores al pasado 25 de febrero.

Las empresas que no mantengan el nivel de empleo total ni el nivel de empleo indefinido en los tres años siguientes al contrato deberán reintegrar, total o parcialmente, las cantidades que se han ahorrado. Si incumplen el primer año, deberán ingresar la totalidad de la reducción; si incumplen el segundo año, deberán ingresar el 50 por 100 y, si incumplen el tercer año, deberán ingresar el 33 por 100.

Asimismo, la reducción de cotizaciones por contingencias comunes que supone la tarifa plana de cien euros no será compatible con otras bonificaciones a la Seguridad Social.

Entrada en vigor

El presente real decreto-ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».